Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

miércoles, 5 de mayo de 2010

A RONDA, CIUDAD DE LA LUZ



Hay ciudades que, al atardecer, despiertan, y se enriquecen, y se llenan de luz aun cuando es el momento en el que la luz comienza a irse.

Hay ciudades que, al atardecer, despiertan su verdadera naturaleza y los colores, lejos de apagarse, cobran vida, y sus calles empedradas, y sus jardines, y sus balcones al mundo, se convierten en pasajes recorridos por el tiempo y en ventanas del espíritu.

Esta es Ronda, la más hermosa entre las hermosas, la magia vestida de puentes. Sobre la gran atalaya de la sierra custodia el caudal de Luz que serpentea bajo sus cimientos, siguiendo el cauce del Guadalevín. Es una ciudad de la Luz adormecida y despierta, donde los hijos de la Luz pusieron su esperanza y sus anhelos en un tiempo pasado. Quizá por eso Cayetano, el del Arroyo de Flores, se dejó nacer ahí.

Ronda, la inolvidable. Una vez más regresaré, aunque nunca me he ido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario