Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

viernes, 16 de abril de 2010

ALCIONE (IV)

-->

Hubo un punto de inflexión en el espacio y en el tiempo. Corregir la matriz temporespacial no es nada fácil.
Para empezar hay que poseer un gran conocimiento de los ciclos que rigen los flujos de los tiempos primordiales, los siete tiempos primigenios.

Nosotros siempre nos opusimos a ello. Corregir la deformación de la matriz para conseguir un tiempo lineal y finito tan solo podía culminar en un fracaso. Porque la sujeción de la materia al tiempo no es algo que necesariamente se dé de manera natural. Hoy lo asumimos como cosubstancial al tiempo y al propio espacio. Pero la realidad es que la materia sin tiempo, en su estado original además, no es ficción. Y siempre creímos que forzar a la naturaleza en este sentido solo podía traer importantes consecuencias y nada agradables.

Desde Orión nos llegó una inicial advertencia, pues habían localizado una perturbación apenas insignificante en los flujos de materia (en un aspecto de sí el tiempo se comporta como materia y viceversa). Pero nadie podía prever que se pudiera hacer un uso perverso y perturbado de ello para poder invertir los procesos evolutivos de los siete tiempos, modificándolos en su cinética y desenvolvimiento. Pero esto sucedió.

Próximos al centro de la galaxia ellos, los perversos, quisieron dar un golpe de efecto y metabolizar partículas que podrían darle ciertos atributos espacio temporales.
Ellos, los indeseables organizadores de todo ello, quisieron ser físicos y atemporales. Pretendían a capricho generar tiempos alternativos y vivenciarlos, obteniendo recursos de ellos.
Intentaron ser los señores del tiempo, cuando los custodios del tiempo siempre fueron los pleyadianos. Intentaron subvertir lo creado y modificar el orden de acontecimientos que dieron lugar a los que conocíamos. Querían cambiar la historia de nuestro universo conocido y controlarlo. Y entonces tuvimos que oponernos.

Y Alcione se alzó. Y con Alcione los siete segmentos de la Luz. Los habitantes de la zona oscura se alzaron. Y hubo que hacer una guerra en los cielos para no perder el control del tiempo.
Alcione estuvo a la altura de las circunstancias, de lo que de ella se esperaba. Y los demás se aliaron, formaron alianzas, y lucharon.

2 comentarios:

  1. La lucha continua en los cielos y en la Tierra, somos el trofeo para los perversos y al mismo tiempo sus verdugos. Es la hora de acabar con la cuarentena planetaria y conocer verdaderamente quién es el ser humano.

    Fernando Ortiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad supera muchas veces, quizás las más de las veces, a la ficción. Acostumbrados a mirar sólo lo más inmediato se echa en falta una mirada y una visión más global y cósmica de nuestra realidad. Y en ello estamos. Gracias, Fernando.

      Eliminar