Manifiesto

Esta página está dedicada al misterio, es decir, al ser humano, a la vida, al permanente flujo que de ella se desprende y en el que el mismo ser humano transcurre. Mi principal lenguaje para hablar de ello no será otro que la prosa y la poesía místicas, pues son sugerentes, sugestivas y provocadoras de los estados más sutiles, son un lenguaje del alma dirigido al alma. Pero también me valdré de una prosa descriptiva, y también trascendente, para abordar otros misterios que, sin lugar a dudas, forman parte del ser humano y de su vida, de su origen y de su finalidad, misterios con los que convivimos desde que el hombre es hombre y que, por lo tanto, forman parte de nuestro camino y evolución. El universo nos contempla y nosotros lo contemplamos a él.

"El misterio..., solo nos envuelve el misterio"
El texto y las imágenes aquí contenidos son propiedad de Miguel Ángel del Puerto, y están protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual

MÚSICA

lunes, 15 de marzo de 2010

ALCIONE (III)


Todo fue un accidente, al menos en primera instancia. Después la manipulación indebida, porque quien controle perversamente el discurrir del tiempo tiene en sus manos la llave que abre toda puerta del Universo.

Si el tiempo es concebido y fabricado como lineal, quien tenga el conocimiento de desplazarlo sobre la ficticia línea de un espacio controla la dinámica de dicho espacio y de todo lo que este espacio contiene.

Cuando Alcione se sumó a la revuelta ya estaba todo dicho, el resto de sistemas no tuvo más que seguir su ejemplo. Todos a una había que combatir el proceso y a aquellos que, llegados a lomos de olas temporales, habían hecho de una paradoja inimaginable su gran arma. No es que quisieran controlar el tiempo. No es que quisieran dominarlo. A ellos solo les interesaba extraer el mayor provecho: rehacer el orden, controlarlo y dirigirlo, y establecerse como señores del Todo conocido.

En este punto de las cosas la situación se hizo límite. Sin embargo, después de quince mil años, aún cuando el proceso puede entenderse como casi finalizado, los ciclos tienden a repetirse cifrados en órbitas aún mayores. A pesar de lo cual la distorsión primigenia aún no se ha podido evitar.

El sometimiento al tiempo, a cada partícula que lo contiene, es prácticamente inevitable. El discurrir de este campo y de esta energía se ha convertido en una propiedad inherente a la materia. Y la materia necesariamente no ha de estar contenida en el tiempo, ni ha de contener necesariamente tiempo. El tiempo no es más que el eslabón necesario para establecer una dinámica co-creacional en el universo. Digamos, para que me entiendas, que da vida a estrellas y galaxias porque pervive en las antípodas de la materia oscura y en el antiuniverso.

Por eso cuando decimos que la señal de Alcione, y sus avisos, no fueron suficientemente ni debidamente atendidos estamos en lo cierto. Ellos eran los custodios, tenían los sellos, pero estos se rompieron al inicio del ciclo generado. ¿Y ahora qué hacemos?. No podemos permitir que el avance o el retroceso en el tiempo sea algo que pueda modificar de manera aleatoria o interesada la dinámica estelar, los relojes cósmicos que rigen todo proceso de lo macro en este lado del Universo.

Nosotros pudimos haber hecho algo, pero reaccionamos tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario